Feb

19

Uno de los más potentes estudios de anime es Production I.G. con auténticas obras maestras a sus espaldas como Ghost in the Shell. Hoy vengo a reseñar una de sus OVAs que me ha parecido sorprendente, se trata de Blood: The Last Vampire de julio de 2000 con metraje de tan solamente 50 minutos escasos del director Hiroyuki Kitakubo. Como el título sugiere se trata de una historia sobre vampiros, algo ya bastante trillado no solamente en el anime, sin embargo Production I.G. ha logrado un producto que en su día supuso un gran cambio para el género de los chupasangre al incluir elementos que no eran tan habituales: una protagonista que parece casi una tsundere, una historia críptica dónde la última de los originales combate los quirópteros, y gobiernos y militares de por medio jugando sus cartas en una trama donde la sangre, el gore al más puro estilo Ninja Scroll, hace acto de presencia para recordarnos la oscuridad, la brutalidad y lo desconocido de unos seres mitad humanos mitad dioses.

bloodSinopsis

La película se sitúa 30 años antes del manga, unos meses antes del comienzo de la Guerra de Vietnam. Tiene lugar en la base americana de Yokota en Japón. Saya recibe la misión de infiltrarse en la escuela de la base para eliminar quirópteros, unos monstruos vampíricos. Para ello usa una katana con un pequeño canal, de forma que cuando ella misma se corta, su sangre discurre por toda el arma. La sangre de Saya mata a los quirópteros instantáneamente.

 

Opinión personal

  • Salvo contadas veces, las historias de vampiros no suelen ser mi fuerte principalmente porque acaban cayendo en tópicos habituales y lo peor, que empieza a haber demasiadas historias típicas de adolescentes abundando ese género de la sci-fi a medio camino entre lo sobrenatural y el terror haciendo aguas. Sin embargo, desde el primer momento en Blood: The Last Vampire asistiremos a una corta historia ambientada en una época concreta previa a una guerra histórica, en un lugar tan curioso como una base militar americana en pleno Japón. En su día, tengamos en cuenta hace casi 15 años atrás, la principal protagonista es Saya, la última de los originales, que colabora a su pesar con los humanos… o más bien con un grupo de humanos que intervienen en suelo japonés sin atender ni al gobierno, ni a los militares de otra superpotencia, y en medio de todo ello unos extraños quirópteros que han empezado a aterrorizar a una pequeña parte de la población mientras se encubre lo que sucede.
  • A pesar de la corta duración, estamos ante una precuela o preludio de una historia mucho más larga y profunda como es Blood, y sin embargo dicha OVA será suficiente para saber si nos atraerá o no el universo que se nos presenta, con matices pero real dentro del humano. La cualidad de Saya con su sobrepoder, inmunidad física a las heridas y, atención, imposible de dañarle el sol por lo que se puede mover a plena luz del día, la hacen atípica y a la vez legendaria. Vence a los quirópteros no meramente desangrándolos, sino también empleando su propia sangre sobre la hoja de una katana. Su historia es directa, un guión que nos llevará a conocer una Saya superficial pues demostrará no tener sentimientos y no dudar en matar quien se le interponga en medio con el fin de acabar con los quirópteros, dejando entrever que esconde un oscuro pasado y a la vez enigmático que no conoceremos por medio de la OVA y sí en la serie Blood+.
  • El empleo de inglés y japonés en el doblaje, pues la he visto fansubeada por el grupo Tekeremata! supone una mayor inmersión en su trama y en algunas de las situaciones que se pueden ver en el argumento. Además los seyus de voz son estupendos, a la altura de la calidad sonora de toda la OVA.
  • El estudio Production I.G. teniendo en cuenta que se trata de una OVA del 2000 puso mucha carne al asador porque algunos de los efectos en la animación, sobretodo en combates crueles entre Saya y los quirópteros deja entrever el esmero que dedicaron al metraje, ofreciendo una fotografía tétrica en los combates nocturnos, un aspecto que aparenta indiferencia y frialdad en Saya, en unos secundarios como David o Louis que son el apoyo de ella dentro del sector de humanos sobre el terreno de operaciones donde se puede observar esa línea de distancia entre la protagonista vampiro y los que son meramente aliados, sin cruzarse nada más que el fin de acabar con los quirópteros.
  • Pero no todo son flores, es cierto que quedan muchísimos interrogantes al aire como por qué ella es la última, de dónde surgieron los quirópteros, quiénes son esta organización que apoya a Saya, qué hacían los quirópteros en la base militar japonesa, por qué la sangre de Saya los elimina, etc. Todas estas preguntas y más que podemos plantearnos no se explican aquí, en sus 50 minutos no da para tanto, pero sí se explica en la trama de Blood+ por lo que cabos sueltos no hay. Digamos que Blood: The Las Vampire no sólo es precuela, sino el prólogo llena de acción y enigmas que da el pistoletazo de salida a un anime de gran calidad.

 

Conclusión

La recomiendo totalmente, tanto si te gusta el anime como si no, eso sí para público ya crecido porque sus escenas de violencia son muy elevadas y su trama si bien breve, invita a plantearnos algunas preguntas a lo largo de su desarrollo. Es un imprescindible del anime diria.

Comment Feed

No hay respuestas todavía



Some HTML is OK

o contestar a este post por via trackback.