Ago

18

Después de mucho tiempo sin actualizar, veraneando y liado con otros temas irrelevantes para este blog, he terminado de ver el anime de Gilgamesh o Girugamesshu como es conocido en japón que adapta la historia original del manga de Shotaro Ishinomori publicado a finales de la década de los ’70 de seis tomos en esta serie de 26 episodios dirigida por Masahiko Murata por el estudio Group TAC emitida entre octubre del 2003 y marzo del 2004. ¿Qué nos ofrece ésta oscura historia inspirada en la leyenda del Rey Gilgamesh en pleno siglo XXI?

Sinopsis

Han transcurrido bastantes años desde la explosión en la denominada Puerta del Cielo, el mayor desastre jamás conocido por la humanidad que provocó el cubrimiento de los cielos por el espejo, un efecto extraño que cambió el magnetismo de la Tierra e hizo que dejaran de funcionar todos los aparatos electrónicos produciendo el fin del mundo de la información y de la antigua tecnología, obligando a la humanidad a buscar otros métodos de existencia. Debido a la fecha del suceso (el 10 de octubre), el suceso fue llamado Twin X. ¿Qué ocurrió el día en que Terumichi Madoka, principal científico de las investigaciones sobre el descubrimiento de la tumba del Rey Gilgamesh, provocó dicho incidente en la Puerta del Cielo? Tras ello sus dos hijos, Tatsuya y Kiyoko, vivirán una vida miserables con el peso de ser los hijos del mayor terrorista de la historia, hundidos entre las deudas y perseguidos por los Yakuza, darán con ellos dos bandos que los querrán tener a su lado: ¿Cuál es el correcto? ¿Hay buenos y malos? O simplemente quieren vivir y…

Así comienza una historia de sci-fi oscura y tétrica en un mundo postapocalíptico tras un incidente que cambia radicalmente la forma de vida humana hasta entonces acotumbrada a las últimas tecnologías. La aparición del Dynamis, los Orga, TEAR y muchos otros misterios se irán desvelando poco a poco en el viaje del conocimiento para dar una respuesta a los hijos de Madoka: ¿Quiénes somos? ¿Cuál es el origen de la vida?

 

Opinión personal

  • El argumento es novedoso, se basa en una leyenda mesopotámica sobre las primeras civilizaciones y sobre el origen de la vida: del caose surgió el orden. Sobre la amistad y la relación entre lo divino y lo mortal, Enkidu y Gilgamesh, la antimateria y la materia. El desarrollo del guión tiene un buen ritmo y es capaz de desvelar a cada episodio detalles que dan buenos giros que atan cabos sueltos sin embargo se hace presente cada vez más y más la misma sensación: que costará darle un final digno a dicho anime. Y, sin spoilear, ya aviso: su final me decepcionó. Está claro que no se puede esperar un happy ending teniendo en cuenta las cosas que llegan a suceder, pero tampoco algo tan y tan abrupto y repentino como el realizado para el anime era lo mejor. Casi hubiera sido mejor incluso alargar mejor en más episodios la serie para garantizar una historia mucho más profunda y no la nimiedad que dejan al final.
  • Esperad hasta terminar de ver los créditos en el final, entenderéis mejor un sueño de kiyoko. Lástima que no se acabara de potenciar todo lo que podía dar de sí un argumento como éste con una leyanda del Rey Gilgamesh.
  • Tiene buen sonido y buena OST, la prueba de ello es que está al frente Kaoru Wada (InuYasha , 3×3 ojos, Samurai 7, Record of Lodoss War…) por lo que este apartado está más que notable para mi gusto. Las composiciones clásicas se salen.
  • Gráficamente la animación de Gilgamesh da la sensación de ser pobre y forzada en más de una ocasión, quizás por los primeros episodios se puede notar dicha sensación debido a que los combates no serán vedaderas luchas de contacto ya que estamos ante personajes que tienen Dynamis, una especie de potencial que permite golpear mentalmente proyectando ondas de fuerza.
  • Por otra parte, la estética empleada me agradó bastante ya que se aleja del típico clásico de animación con diseños cansinos manga con esas boquitas y narices pequeñas y enormes ojos aliejnígenas. Estamos frente a una personajes que no son tan desproporcionados y con delineación de rasgos que los mangakas suelen dejar bastante de lado como son los labios, las narices o las hebras del cabello que tan normalmente tratan de reducirlo a pocas líneas sobretodo en la animación. Quizás por eso la melena de Kiyoko y el de la rubicunda Fuu.
  • Los combates no me gustaron. Supongo que este tipo de combates sin que haya algo de más contacto me aborrecen. Dragon Ball fue una mala influencia -_-
  • Es muy ambiental, el entorno ha sido recreado muy bien y en los primeros episodios tendremos esa sensación de estar en un mundo sin tecnología que se está hundiendo poco a poco a medida que pasa el tiempo, salvando ciertos lugares que son enclaves o ciudades ejemplares que resisten a ser devoradas por el olvido de lo que significa una civilización.

 

Conclusión

Se pudo haber explotado mejor el argumento y se pudo dejar un mejor final, aun así es un anime de sci-fi que pasa desapercibido pero que merece la atención de por, al menos, ser visto una vez en la vida. Su gran punto es que se basa en una leyenda milenaria de la que poco o nada se ha visto reflejada en la animación y menos para hallar respuestas o formular preguntas como son el origen de la vida o qué es lo que hace humanos a los humanos.

Comment Feed

No hay respuestas todavía



Some HTML is OK

o contestar a este post por via trackback.