Sep

3

Finalmente en estas «vacaciones» terminé mi lectura del manga de Say hello to Black Jack  también conocida como Blackjack ni Yoroshiku de Syuho Sato que consta de 13 tomos editada por Glénat, un seinen que dejó un gran huella por tierras japonesas por sus duras críticas contra el sistema sanitario nipón. Un manga con un argumento de médicos y enfermeras ante la cruda realidad de sus pacientes.

Sinopsis

Eijirô Saitô, médico en prácticas del prestigioso Hospital Universitario Eiroku, cobra un ridículo sueldo y sólo al cabo de tres meses de licenciarse por la Facultad de Medicina de la Universidad de Eiroku, podrá tratar por primera vez a su primer paciente. Entretanto, tendrá que intentar sobrevivir entre las contradicciones y las trampas del sistema sanitario japonés, muy lejos de ser ideal, donde las ganancias o el prestigio de los catedráticos distan lejos de unas prácticas destinadas a curar o salvar pacientes a su cargo. Con datos escalofriantes, seremos testigos de las prácticas del joven Saitô llena de contradicciones, angustias, pesares… y la incansable batalla del joven médico en prácticas que le llevará granjearse una mala reputación entre muchos de sus colegas que preferirán seguir la corriente.

 

Opinión personal

  • El argumento, a menos que sea alguien fan de House y similares, pareciera que tiene poco calado de público; dicha sensación es completamente errónea y lo probará que desde el primeto tomo dicho manga os enganchará. Su guión es genial, ha sabido retratar muy bien todos los miedos y esperanzas de los médicos y los pacientes, las malas prácticas, los errores del sistema sanitario, la hipocresía de algunos círculos… Es un manga muy crudo, dice las cosas desde la óptica del joven médico Saitô y su idealismo, pero también somos testigos de la fría realidad que se nos presenta.
  • Existen momento en el desarrollo que pueden hacerse algo pesados por ejemplo en el arco argumental en la unidad de oncología y en la unidad de psiquiatría, sin embargo son ambas las más duras de todo el manga y hasta el final… no se pueden juzgar.
  • El dibujo de Syuho Sato por lo general no suele gustar a los otakus. Yo como no soy otaku no puedo opinar desde su punto de vista, pero si puedo hacerlo desde el prisma de haber bebido de todo tipo de estilo de dibujo, especialmente los clásicos españoles y los superhéroes americanos, y puedo afirmar que Sato logra un estilo de dibujo que se sale de lo habitual en el género del manga para narrar algo tan cotidiano como son los sinsabores a los que hace frente un joven médico en prácticas. Su estilo sigue los trazos simples para las situaciones cómicas, se recarga ante situaciones serias o sombríos por el realismo en las facciones o en las operaciones, la puesta de planos y de líneas de acción que explotan los momentos tensos en los que uno nunca vería acción pero que su autor sabe transmitirnos la tensión como tal. Se suele acusar por muchos aficionados al manga que su estilo es deforme, curiosa apreciación cuando yo opinio exactamente lo mismo de la gran mayoría de mangas de consumo habitual mientras observo en Say hello exactamente todo lo contrario: trazos que aprecian lo realista y la deformación de proporciones solamente para maximizar expresiones duras o límites. Los paisajes son una pasada cuando hace panorámicas.
  • La editorial Glénat, ahora EDT, hizo un gran trabajo de edición con su traducción encargada a Daruma que dicho sea de paso, se adjuntaron bastantes notas explicativas a los márgenes y solamente se hizo traducción de onomatopeyas realmente necesarias de entender respetando el original. Por otra parte se ha traído con las páginas a color correspondientes, algo que da mucho brillo y vida con esos tonos pasteles que además se observan en las sobrecubiertas. La única queja la tengo por algún despiste de traducción en sobrecubiertas o interiores por aquello de errores tipográficos o de referirse a un personaje. Y lo mismo se puede decir de la edición en tamaño, quizás el papel de sobrecubiertas acusa de ser algo deficiente porque se desgastan más de lo habitual.
  • El precio actual para conseguir este manga que se está descatalogando, y que es de libre licencia en la actualidad ya que su autor lo ha liberado en su versión original como comenté en una entrada anterior, es de poco más de 3’95€. Para pensárselo mucho.
  • Poco mas puedo decir porque casi todo es positivo, salvo que se me hizo corto 13 tomos y que es una lástima no poder disfrutar de New Say hello to Black Jack debido a las malas ventas que tuvo este manga por tierras occidentales.

 

Conclusión

Es un seinen altamente recomendable, es más si no te gustan los mangas pero los cómics sí, esta es una gran opción para introducirte en el manga desde otro punto de vista mucho más real y con claras motivaciones sociales que hacen de esta obra un icono de la reivindicación social de un sistema sanitario que se preocupe por el paciente en vez del estado de cosas del que seremos testigos en su historia.

Comment Feed

No hay respuestas todavía



Some HTML is OK

o contestar a este post por via trackback.