Sep

17

Después de unos días de calma tras una tormenta veraniega, tocaba dedicarme a ver una serie de actores reales mientras compaginaba con lecturas. Y por eso hoy le toca el turno a I CLAVDIVS, también conocida como Yo, Claudio o Jo, Claudi en la versión doblada al catalán que he visto. Esta miniserie producida y emitida por la BBC en 1976 es una adaptación de las dos novelas homónimas de Robert Graves sobre la vida de la dinastía Julia y Claudia desde el punto de vista de Claudio a modo autobiográfico. Dicha miniserie que consta de 13 episodios, 12 en la versión remasterizada en la que el primero engloba los dos primeros, de aproximadamente 40-45 minutos donde se nos explica esa parte no tan heroica de la historia que se suele dejar bastante de lado por la crudeza, el escarnio o la vergüenza de los hechos durante esa época romana. Tras el corte, mucho más de esta miniserie considerada por muchos como una de las mejores del siglo XX.

Sinopsis

Claudio es considerado como un inepto por su familia, por sus conocidos y por Roma en general. Es medio sordo, tartamudo y padece de cojera. En sus últimos años como emperador, comienza a sospechar que su esposa le está envenenando para que el hijo de ella llegue a sucederle y, por tanto, se le acaba el tiempo para contar la historia de su vida: su intención es narrar la verdad sobre todo lo que ha visto en Roma desde el reinado de Augusto.

Claudio comienza hablando de la rivalidad entre Marcelo y Agripa: el primero es el futuro sucesor de Augusto; y el segundo, antiguo amigo y compañero de batallas del emperador. La esposa de Augusto, la señora Livia, es una mujer perversa que aspira a gobernar a través de su hijo Tiberio, pero para ello debe asegurarse de que éste suceda a Augusto. Y para eso, como mujer nos demostrará como gobierna, hace y deshace a espaldas de su propio marido.

 

Opinión personal

  • Goza de toda una plantilla de actores del teatro y no de actores o actrices de la industría del cine o las series habituales, esto conllevó toda un plantilla fresca de personalidades con una interpretación excelente: desde los defectos de Claudio a los temperamentos cambiantes de Mesalina. Todos los personajes tienen perfectamente retratadas sus virtudes y sus vicios, aunque más de lo segundo que de lo primero. Llegaremos a tomar afecto a algunos de sus personajes y a otros, simplemente les odiaremos.
  • Argumento y guión son sobresalientes, y aun sin haber leído la obra de Robert Graves, me atrevo a aseverar que deben de haberle hecho justicia a las novelas históricas porque a lo largo de esta serie veremos hechos verídicos que aunque parecen ser ingeniosos… son realmente verídicos. Así por ejemplo el nombramiento de un caballo, su montura preferida Incitatus, como cónsul ilustre por parte del emperador Calígula. No deja lugar tampoco a los momentos amargos, a la intriga, a la conspiración palaciega… se hecha de menos la acción en algunos momentos, sobretodo en grandes escenarios, sin embargo no se le puede reprochar duramente porque es una miniserie destinada al diálogo y a la historia real, no a la acción y al heroísmo.
  • La versión remasterizada de esta serie le da un lavado gráfico agradable a los tiempos que corren, no hay que olvidar que hablamos de una producción de 1976 con los medios de la época eso sí, bajo un color muy bien aprovechado con el vestuario, la fotografía y la iluminación. Lástima que faltó invertir más en decorados grandes y espaciosos, aunque los pocos que se dejan ver son excelentes.
  • Tras cada episodio tendremos la misma sensación: quiero saber más. Se llega a empatizar en ocasiones con el idiota de Claudio quien después de todo, siendo el más inútil, demostró ser el mejor entre los peores una vez Augusto ya no estuvo.
  • El papel de las mujeres, salvo honradas excepciones como Agripina la Mayor esposa del hermano de Claudio, Germánico, denota la ambición y la falta de escrúpulos de las mujeres de la aristocracia o incluso de las más bajas clases. Y por lo general, suelen ser los personajes más humildes, sea por las circuntancias de su vida o por sus discapacidades, aquellos que demuestran una integridad distinta de la corrupta Roma. Claudio, tartamudo, cojo y con tick es uno de ellos. Pero también su amiga que tiempo atrás había sido prostituta, me refiero a Carlpurnia. Ciertamente, el sector femenino queda muy desfavorecido al retratarse toca clase de vicios: ambición, corrupción, tiranía, ninfomanía, megalomanía… Y los césares, salvo Augusto y Claudio que trataron de guardar cierta moderación, Tiberio, Calígula y Nerón se muestran como el ejemplo de la decadencia de un vasto imperio que entraba en la última época de su existencia.
  • Me engancha por lo retro que es la OST de la serie con esas trompetas xD

 

Conclusión

Es una serie que debe ser vista por todos, y aquellos que disfruten de la historia con todavía más motivos. Quizás por ser de desarrollo dialogado optar por la versión en novela de Graves sea también una gran opción. En cualquier caso no tiene desperdicio este Yo, Claudio de la BBC. ¡Dádle una oportunidad y os sorprenderá!

Comment Feed

No hay respuestas todavía



Some HTML is OK

o contestar a este post por via trackback.