Sep

11

Durante varios meses estuve siguiendo la serie de la cadena STARZ llamada Spartacus, pero no fue hasta este verano que volví a repasar desde el principio la primera temporada y la precuela, con el fin de continuar con la segunda y tercera temporada que pone fin a esta sangrienta y lujuriosa producción sobre la vida del gladiador que se rebeló. Con tres temporadas y una temporada precuela, con la trágica muerte del protagonista (Andy Whitfield) que obligó a un cambio de actor para las siguientes temporadas (Liam McIntyre), esta serie del creador Steven S. DeKnight resultó ser una gran revelación en el formato de una serie rápida con acción y escenas de sexo explícito sobre el mundo oscuro de Roma en los últimos tiempos de la República con los gladiadores como protagonistas.

Carátula Spatacus Temporada 1Sinopsis

Spartacus inicia su andadura con la primera temporada denominada Sangre y Arena con 13 episodios con el auspicio de la estética ya labrada por películas como 300, donde los efectos especiales digitales generados por ordenador estan a la orden.

La serie narra la vida del célebre Espartaco, desde su captura a manos de los romanos en la región de Tracia pasando por su vida en la escuela de gladiadores de Batiatus hasta su rebelión y huida junto a sus compañeros gladiadores luego de ganar su confianza. Se relatan todas las peripecias de Espartaco dentro del ludus, su convivencia entre los demás gladiadores y cómo son tratados por los romanos; de igual manera que se exponen las vivencias de Batiatus, el lanista, y sus intentos de ascender socialmente, utilizando sin escrúpulos a los gladiadores.

Opinión personal

  • Debemos partir primero de la estética: quien quiera atenerse a una serie con luchas realistas, no lo va a encontrar. Spartacus destaca por mantener duelos y combates sangrientos bajo la égida de los efectos especiales por los cuales los botes de sangre marca tintalux harán gala de aparición constantemente, incluso en puñetazos que no tienen gran impacto, acabarán por producir la insaciable situación de un aspecto sangriento para quienes disfrutan de acción + sangre.
  • Gracias a los efectos digitales también se han logrado recrear aspectos de escenarios maravillosos, por ejemplo los coliseos donde batallan los gladiadores tienen un profundo y marcado efecto de gloria que logra transmitir la sensación de lo que debió significar para los hombres pisar aquellos lugares.
  • Cogea, y mucho, en el aspecto histórico ya que nos tratará de colar actores que no son, ni se parecen, a los galos llegando hasta el punto de convertir a personajes como Enomao, que de ser galo pasó a ser un africano de pura cepa en la serie. O la intervención de César y de Tiberio en situaciones dudosas históricas. Este tipo de cosas le hacen perder seriedad y centrarse en un producto de masas más que en una recreación de los eventos de la rebelión de esclavos.
  • Las escenas sexuales explícitas quizás vengan a aportar un aspecto transgresor respecto a otros series sobre Roma, pero para mi gusto no es más que un atrezzo para atraer a un sector que quiera algo más pornográfico y lascivo.
  • Los actores son en su mayoría ciclados, y las actrices modelitos marte… sinceramente, puede que unos poco ya bastaran, pero darle todo el pack de personajes ese aspecto lo único que hace es que no nos tomemos en serio la física de la serie. ¿Alguien es capaz de creerse que se puedan mantener esos cuerpos hipertrofiados con unas gachas después de esas duras sesiones de entrenamiento y castigo?
  • Con el cambio de actor en la segunda temporada, pierde bastante la intensidad que mantiene en la primera y en la precuela. El rumbo lo volverá a encarar hacia el final de la segunda temporada y sobretodo con la tercera y última donde se da un buen cierre con un final a la altura de lo que fueron batallas entre gladiadores y legionarios.
  • Existen personajes carismáticos muy interesantes como por ejemplo Gallicus o Gannicus. Andy Whitfield era un espártaco genial y probablemente el mejor que veremos en muchas décadas, a pesar de una más que buena interpretación de Liam en el papel de espartaco en la tercera temporada. Y lo mismo podemos decir de personajes como Naevia que será interpretada por dos actrices distintas, la primera mucho mejor para mi gusto hasta el punto de costará enmarcar el mismo personaje, tanto por el cambio de actriz como el cambio de carácter.
  • Existe una evolución de algunos personajes: no son los mismos lo que estaban como esclavos en el ludus, que después de intensas batallas en la guerra de la rebelión donde incluso la más fràgil mujer acaba conviertiéndose en una psicópata.
  • Su banda sonora está más que acorde con la serie. Probablemente durante la primera temporada es cuando más impacto y gancho tiene.
  • La precuela tiene 6 episodios y es recomendable verla entre la primera y la segunda temporada, debido a spoilers.
  • La segunda y tercera temporada reune 10 episodios cada una, lo que hace la serie con un total de 39 episodios.
  • Tiene una fiel recreación de escenarios allí donde no apuestan por lo digital, por ejemplo la villa y el ludus de Batiatus, al formato que tenían esas casas romanas.

 

Conclusión

Quien quiera una serie que le enganche, con acción y mucha sangre. Ha encontrado una de su gusto. A quien le gusten los dramas y con historia de por medio, hallará lo primero y lo segundo muy pasado por agua. A pesar de ello, es una serie que se deja ver y que sabe mantenernos enganchados capítulo a capítulo. Para mi gusto, sobran las escenas sexuales. No me aportan nada.

Comment Feed

No hay respuestas todavía



Some HTML is OK

o contestar a este post por via trackback.